CUENTA LA LEYENDA QUE…

Una prenda llamada camiseta nació entre guerras y batallas.
Ella no sabía qué hacía ahí, pero sólo se limitaba a cumplir su función: Ser ligera y transpirable. Durante esa época, era blanca y pálida, pues siempre estaba escondida y nunca nadie la mostraba.
Pero ella luchó y demostró ser la mejor prenda del reino. Con el tiempo, hubo personas que vieron en esta prenda su valor, su estilo único y diferenciador; y por ello, empezaron a comercializarlas.

De repente, nacieron fabricantes de camisetas y éstas dejaron de ser blancas, empezaron a coger fuerza y color. A tal punto, que pasó a ser una prenda de alta costura y se quedó atrás esa camiseta escondida.
En la actualidad, esta prenda llamada camiseta es indispensable en nuestros armarios.

CAMISETAS QUE AHORA MOSTRAMOS CON ORGULLO